Cranach y su tiempo

 

COMMISSARIADO

 

Guido Messling

 

PRESENTACION DE LA EXPOSICION

 

Para marcar laapertura sobre Europa de la parte de su programación dedicada al Renacimiento,el Musée du Luxembourg vuelve a abrir sus puertas con una exposición dedicada aLucas Cranach (hacia 1472-1553), uno de los artistas de mayor relevancia delRenacimiento germánico. Este pintor fecundo y polivalente, cuya carrera cubretoda la primera mitad del siglo XVI, sigue estando mal conocido delpúblico francés que no ha tenido la oportunidad de descubrir recientemente enuna exposición la amplitud de su obra. Presentado en el Musée du Luxembourg, Cranach y su época, contribuye a dar aentender la situación de este artista en la historia del arte y su implicaciónen la sociedad de su época, que sufría entonces profundos trastornos políticosy religiosos.

 

La exposiciónmuestra primero la dimensión europea del arte de Lucas Cranach, que no soloestuvo marcado por las obras de Durero cuyos grabados circulan, sino que miratambién hacia Flandes e Italia. Para que aparezcan estas influencias, laexposición muestra a la vez cuadros, dibujos y grabados de Cranach junto con laproducción de otros artistas. Ésta dedica un lugar importante a sus viajes,favorecidos por su posición oficial a partir de 1505 en el seno de la corte deFederico el Sabio, príncipe elector de Sajonia, fijada en Wittenberg. Más alláde los encargos artísticos de su mecenas, se confiaron a Cranach misionesdiplomáticas que han desempeñado un papel fundamental en la formación de supersonalidad.

 

A solicitud deFederico el Sabio, Cranach acude en particular en 1508 a Malinas, en Flandes,acerca de Margarita de Austria, gobernadora de Países Bajos, cuya corte estárepleta de artistas y de humanistas procedentes de diversas regiones. Alcontacto de esta brillante sociedad, perfecciona su arte. Introduce en susobras una elegancia más refinada, pero se interesa sobre todo por nuevastemáticas, que tienen entonces un rotundo éxito en este ámbito aristocrático,como aquellas de las mujeres gruesas y virtuosas, representadas de mediocuerpo.

 

Una sección dela exposición está, además dedicada a la representación del desnudo que ocupaun lugar central en la obra de Cranach. En sus figuras femeninas, de una gransensualidad, inspiradas a veces por el repertorio de la Antigüedad (Venus,Diana...), otras por la cultura cristiana (Eva), representa cuerpos de unabelleza en ocasiones inquietante, cuyo canon se distingue con mucha nitidez delas proporciones ideales, apreciadas en el Renacimiento. Estas imágenesambiguas, que mezclan erotismo y moral, con frecuencia de complejo significado,tuvieron un enorme éxito que incitó al artista a presentarlas bajo diversasformas. Su sentido consumado de los negocios le empuja incluso a mejorar laorganización de su taller, para responder con la mayor brevedad posible a lademanda.

 

La exposicióninsiste sobre todo en la riqueza y la originalidad del recorrido de Cranach, unrecorrido jalonado por encuentros determinantes con representantes de mayorrelevancia de la vida política y religiosa de la época, entonces trastornadapor el viento de la Reforma protestante. En Wittenberg, se codea en particularcon Martín Lutero que está protegido por Federico el Sabio. Retratista detalento, nos ha transmitido las efigies de los principales protagonistas de esemomento relevante de la historia de la cristiandad. Pronto él tambiénpartidario de la Reforma, Cranach participa por completo en la difusión de lanueva doctrina, poniendo su arte al servicio de una propaganda visual,ampliamente difundida mediante el grabado. Contribuye, de este modo, a elaboraruna nueva iconografía protestante, sin renunciar, no obstante, a los encargosde la Iglesia católica.

 

Su notoriedadcomo pintor, su posición en la sociedad de los poderosos, su proximidad con loscírculos intelectuales, hacen de Lucas Cranach una de las personalidades de lasmás originales y sorprendentes del siglo XVI europeo.

 

Esta exposición está organizada por la RMN-Grand-Palais, en colaboración con Bozar de quien diseñó y realizó su primera etapa en el Palais des Beaux-Arts de Bruselas en otoño de 2010.